BANDERA CANARIA BAJO EL MAR

Loading...

miércoles, diciembre 26, 2007

RELATOS: EL ABUELO...CAPÍT.2

EL ABUELO RUMIABA SU SOLEDAD CAP-2

Su hija, convertida en una bruja amargada, se forjó una máscara de hierro, un carácter dominante, que le hizo en poco tiempo la dueña de la casa. Sus padres se convirtieron en unos muñecos en sus manos. Todos sus hermanos y hermanas le tenían un miedo espantoso debido a su trato despótico. Eduvigis Amargadita hacía y deshacía a su antojo. En su casa vestía como un hombre, llevaba el pelo recogido, un sombrero, una corbata y unos pantalones. Toda de negro, como si se le hubiese muerto algún familiar. Caminaba ante su familia muy erguida y con aires de matón.

Eduvigis hasta que no consiguió que sus padres se separaran, no estuvo tranquila. Se inventó que su padre tenía relaciones con una vecina. Una auténtica calumnia. Sinforiano Sacrificio no tenía más ojos que para su princesa flacucha, a la que veía cada vez más triste y envejecida. Aquella hija suya se había convertido en un verdadero demonio. Llegó un momento que no pudo soportar más y se fue a vivir solo a una cueva que estaba al otro lado del barranco.

Mientras, el abuelo se asomaba a la puerta de la cueva para contemplar a su amada y a sus hijitos. Cada vez que veía a su hija mayor se le encogía el corazón. ¡Qué desgraciadita tenía que ser! ¡Cuánto habría sufrido aquella huraña mujer! Desde allí contemplaba los cachitos plantados de millo y papas. Éstos se complementaban en la formación de un lienzo con tonalidades verdes claras y oscuras. Miraba para lo alto, y divisaba los riscos que encajonaban el barranco. Esta visión le traía a la mente la angustia que a veces sentía. El cielo, allí, en lo alto, a modo de tapadera ¡Se asfixiaba, no podía más!


Sinforiano recordó cómo poco a poco a veces fue soportando mejor la soledad. Miraba con cierto gustito sus cachitos que le producían una dulce calma. Él estaba ajeno a todo lo que se traía entre manos su hija mayor. Lo habían echado y dejado solo, pero ahora no le importaba tanto. Se impondría la cordura y se solucionaría aquel problema. Todavía recuerda, parece como si lo estuviera viendo, cómo al golpito, mientras disfrutaba de su aroma, fue liando un cigarro con picadura. Las primeras caladas le reconfortaban aún más. Aunque el sol de la tarde todavía llegaba al fondo del barranco, pronto se escaparía tras los altos de las Cuevas de Doramas (antiguo residencia del mítico luchador por la libertad). A partir de ahí, ya la humedad sería la dueña y señora. Volverían otra vez los dolores y las negras ideas, que como barrenillos le taladrarían la cabeza. ¡Bueno, ya estaba habituado a eso!

Eduvigis Amargada se convirtió en la dueña de la casa, y los demás hermanos tenían que darle todo el sueldo que ganaban. Decía que era para guardárselos. La realidad es que iba acumulando una miserable fortuna con el sudor de su propia familia. El amor de su vida se fue convirtiendo en el poder y el dinero.

viernes, diciembre 14, 2007

MIS RELATOS- EL ABUELO CAPIT-1



EL ABUELO RUMIABA SU SOLEDAD


El abuelo Sinforiano Berrasales Sacrificio no entendía nada su situación familiar, ni con sus propios hijos e hijas, ni con Constanza, su compañera. Era algo totalmente absurdo, que se le convertía en un barrenillo que no le dejaba en paz. Rumiaba su soledad y su pena, delante de una escudilla de lechita y gofio. Conforme iba bebiéndola a sorbos lentos, sus penas se iban calmando, al menos momentáneamente, veía las cosas un poquito más esperanzado.

Todo el drama de su soledad había empezado muchos años antes. Se había casado con Constanza Doramas Adorada. Ésta era una mujer más bien delgadita, con poquitos pechos, pero con una belleza blanca, unos ojos pequeños color cielo y una larga melena rubia. Para Sinforiano, Constancita era un auténtico guayabo, una princesa guanche. Se casaron enamorados y tuvieron unos trece hijos. Trabajaban juntos las tierras y los hijos en cuanto iban creciendo, se incorporaban al trabajo de la pequeña finca. La mayor, que se llamaba Eduvigis Amargada, se convirtió en una maldición para esta familia trabajadora y dichosa.

A los catorce años, un tío suyo llamado Feliciano Malaidea, escondido tras un cañaveral, mientras ella lavaba la ropa en las límpidas aguas del Barranco de la Virgen, la acechaba con ojos libidinosos. Así un día sí y otro también. Ella notaba alguna sombra en el agua, pero debido a su juventud repleta de alegría e inocencia, vivía totalmente ajena al peligro. Un desgraciado día sintió cómo la acariciaban por detrás. Ella se reviró como una fiera. Se inició una lucha a muerte. Se defendió como una aguililla clavándole sus garras. Sin embargo, se tuvo que rendir muy pronto a la fuerza descomunal de su tío, que terminó consumando los planes de sus peores instintos. Para ella, aquello supuso un trauma horrible; y la muerte, quizás definitiva, como ser humano con capacidad para amar a sus semejantes.
Nunca dijo quién había sido ni lo que le había pasado. Al poco tiempo apareció su tío Feliciano colgado del cuello en una higuera. Él tampoco pudo soportar la mirada de odio y sufrimiento de su sobrina. Ella ya no quiso saber de ningún hombre. Muchos pretendientes se le acercaron y los espantó a todos sin contemplaciones, no dándoles la mínima oportunidad. Su padre se convirtió en su enemigo número uno a partir de entonces.

jueves, diciembre 06, 2007

NOVEDADES NOVIEMBRE


EN RADIO GUINIGUADA, PROGRAMA "BICÁCARO CULTURAL" HAN ESTADO LOS ESCRITORES CANARIOS LUIS JUNCO (28-XI-07) Y ALEJANDRO DIEPPA (5-XII-07). EL PRÓXIMO 12-XII ESTARÁ ROSARIO VALCÁRCEL PRESENTANDO SU NUEVO LIBRO "EL SÉPTIMO CIELO".

EL ÚLTIMO ARTÍCULO ES EL TITULADO "INTOXICANDO VENEZUELA"

FOTO DE MI ÚLTIMO VIAJE A BUDAPEST