BANDERA CANARIA BAJO EL MAR

Loading...

miércoles, julio 13, 2011

NUESTRO AMOR NO ES ESTÉRIL, ES SOLIDARIO


Amigos les ofrezco este poema y espero que le confirme en que el amor solidario es a la vez
un amor revolucionario.

NUESTRO AMOR SOLIDARIO
SE ACURRUCA TRAS LA LUNA ORGULLOSA

Tras el ladrido lejano del perro,
Nuestro amor se acurruca detrás
De una luna orgullosa
Y resplandeciente que proyecta
Nuestro cariño más allá
De las selvas de la guerra,
El hambre y el miedo
De este mundo enajenado
Por el egoísmo insolidario.

Nuestro amor no es estéril
Sino que pare compasión
Y denuncia la ambición codiciosa
Con su poder implacable
Retorciéndose como serpiente
Sobre el frágil cuello
De los desamparados
De nuestro planeta.

¡Amadazul, acaríciame
Para que no me atrape
El frío de la injusticia
Y la nueva esclavitud!


FÉLIX MARTÍN ARENCIBIA

Del poemario “Bicácaro de amor apasionado”

viernes, julio 08, 2011

SAN PETESBURGO, SU BELLEZA, GRANDIOSIDAD Y LA APORTACIÓN DE LOS HUMILDES


Amigos y amigas estuve en San Petersburgo y me encantó la ciudad con su profusión de  obras artística. Su belleza y grandiosidad ocupan  todos sus rincones. Destacan decenas de hermosas iglesias, palacios, museos (El Ermitage con sus tres millones de obras artísticas...) llenan su espacio urbanístico. El  río Neva navega bajo sus puentes, con sus aguas salpicando destellos luminosos. Numerosos y  cristalinos canales  le han otorgado el apelativo de la "Venecia del norte".

Creo que  San Petersburgo, Petrogrado, Leningrado que por los tres nombres ha sido mencionada no tiene comparación en Europa, con todo lo que suponen París u varias otras bellas ciudades del continente. Es una ciudad relativamente joven fundada por el Zar Pedro I en los albores del siglo XVIII. Cobijó en ella a creadores musicales, artes plásticas, arquitectura... Así  entre los escritores se ha de mencionarse a Fedor Dostoiesvky, con su  "Crimen y castigo", entre otras obras. Habría que añadir a Alexander  Puskhin, Nicolás Gogol...

Una cosa que quisiera destacar es la labor de los esclavos que gracias a su trabajo se construyeron esos impresionantes edificios arquitectónicos. Muchos de ellos murieron a consecuencia del trabajo y las  enferme- dades. Es necesario agradecerles su aportación decisiva, sin olvidar a los arquitectos, ingenieros, escultores, que fueron de alguna manera  privilegiados. Esto que cuento de San Petersburgo, la aportación de los humildes, pasó con las pirámides y con todos los monumentos de los que nos sentimos orgullos en nuestro mundo. Creo, sin duda, que hay que ser justos y valorar su valioso trabajo..
Seguro que esta ciudad talismán me inspirará a crear poemas, relatos, artículos...