BANDERA CANARIA BAJO EL MAR

Loading...

martes, enero 05, 2016

AMAPOLAS PARA UNA MEMORIA

Con ustedes amigos-as la planta llamada vinagrera y un relato gestado en Londres-06

AMAPOLAS PARA UNA MEMORIA

            El ya algo viejo Espectador, sentado frente a la tele, se sentía algo receloso. No entiende casi nada de inglés a pesar de los esfuerzos que ha realizado para dominar el idioma de W. Shakespeare Los presentadores e invitados de la televisión le resultan marcianos, con sus amapolitas colgando de sus vestidos. Parecían que celebrasen algunos carnavales si no fuera por su seriedad. Por las calles personas mayores y algunas no tanto portaban unas amapolas en sus solapas. Algunos llevan boinas y un tanto orgullosos llevan unas cuantas medallas reluciendo en sus chaquetas. También discurren algunas mujeres que lucen también de condecoraciones. Incluso algunos llevan faldas escocesas ¿Qué significarán esas amapolitas?, se pregunta el Espectador.

Al Espectador, le resultaba toda esta especie de espectáculo algo un tanto cursilón. Ser reiría de todo ello si no los viera tan circunspectos, como si realizaran un ritual algo religioso. Se da un paseo en una guagua de turismo. Frente a la añeja, pétrea y bella catedral de Westminster se encuentran colocadas muchas cruces pequeñitas adornadas con las ya mencionadas flores de papel. Seguía sin explicarse  toda esta parafernalia que coincidía con un tráfico intenso en la capital londinense. Se encontró con un grupo un tanto escandaloso de turistas españoles acompañados por un guía venezolano.

–Oiga, perdone, ¿qué significan esas amapolas que portan la gente? –le interroga don Espectador con cierta curiosidad.
–¡Ah, las exhiben en sus vestidos para celebrar el día del Soldado Desconocido! Se  homenajea al millón de fallecidos británicos durante la Segunda Guerra Mundial.
–¡Gracias por la información, amigo! ¿No cree que tendrían que recordar también a los fallecidos en las guerras de Irak, Afganistán, Siria…? ¡Sí, tanto a los suyos como a los nativos de esos países que ellos atacaron y que son también hijos dios aunque el suyo se llame diferente! –le sugiere el Espectador.
–Quizás tenga razón, perdone, pero ahora tengo que seguir con mi trabajo de guía.


El Espectador continuó pensando a raíz del hecho que había presenciado. En España, y también por supuesto en Canarias, también tendrían que recordar el cerca de un millón de muertos entre la Guerra Civil y lo no menos sangrienta represión de la postguerra. Han permanecido casi setenta años aparentemente olvidados los que fueron lanzados a pozos, simas, al fondo del mar… Ya está siendo hora que acabe ese silencio amordazado. Es necesario que se desentierre la memoria y los restos de los seres queridos para que nunca se vuelva a repetir semejante atrocidad. ¡Esperemos que haya amapolas para todos los implicados! ¡Si no nos conformamos con unas margaritas silvestres que tanto abundan por estos lares!, pensó con cierta ironía.
London 12-XI-06 (sí fue concebido en Londres por esta fecha)

Félix Martín Arencibia


No hay comentarios:

Publicar un comentario