BANDERA CANARIA BAJO EL MAR

Loading...

jueves, noviembre 23, 2017

ESTA MAÑANA ME DESPIERTAS CON TU VELO DE CALIMA

CALIMA TORMENTAS BESOS PENDIENTES

Esta mañana me despiertas con tu velo de calima

envolviendo el cuerpo lleno de redondeces de mi Isla.
Hoy quiero que me beses con el fuego de tus labios
de sol y abraces mi cuerpo sediento
 con las aguas cristalinas
de la mar sin espejos
de besos pendientes.


©️Félix Martín Arencibia 

miércoles, noviembre 15, 2017

CAMINO ANHELADO



CAMINO ANHELADO
Arcoíris que engalana la mañana. La furgoneta avanza algo perezosa sobre la carretera. Familia: tres niños y dos adultos. Kilómetros. Idea cuasi clavada: final anhelado. Magec encima, fogoso.  Más carretera. Árboles los escoltan cobijándolos bajo sombras placenteras. Canciones infantiles a coro. Más kilómetros. Nuevas melodías pegadizas.Allá a lo lejos se adivina un punto. ¿El destino? Un poco más. No es !Nos hemos equivocado, carajo! A empezar de nuevo. ¡Qué pena! Descansemos aquí. ¡Eh, es un maravilloso lugar! Quedémonos. ¡Sííí! Quizás, amigos, lo importante no sea el destino sino la senda.

Félix Martín Arencibia

lunes, noviembre 13, 2017

BARCOSROCAS Y NIEVAN PÉTALOS DE ALEGRÍAS














"Barcarocas" es un poema inspirado en la costa del Cabo de Gata almeriense. 
"Nievan pétalos de alegrías" en un un fascinante paisaje de almendros en flor en la Alpujarra. 

BARCOSROCAS



Negros barcosrocas zarpan del Cabo de Gata

surcando sobre cristales

azules navegando en busca

en el horizonte de la esperanza perdida

por sus míseros tripulantes

fantasmagóricos.



Quizás encuentren nuevos horizontes

tras los cuales anclar sus <>

y encontrar nuevas promesas de fértiles

tierras que acaso puedan parir

esperanzas evidentes.




NIEVAN PÉTALOS DE ALEGRÍAS



Nievan pétalos de alegrías

sobre el azul un tanto vivo.



Llueven pétalos de futuros rosas

sobre las viviendas espantando

los miedos de sus habitantes

recién despiertos de tinieblas

de pesadillas de impotencias.



Nieva que nieva el almendro

deshaciendo sus tristezas
en renovados regocijos.



Félix Martín Arencibia

jueves, noviembre 09, 2017

LAS ALPUJARRAS, SILUETAS DE FANTASMAS




Se trata de un poema que escribí hace unos años en un viaje a la zona de las Alpujarras almerienses  y granadinas.
Zona impresionante que destaca por su belleza, sus riachuelos, sus viejas historias de luchas
entre moros y cristianos que arrastraban odios añejos.

 

                                                       

LAS ALPUJARRAS,  
SILUETAS DE FANTASMAS

Las Alpujarras, cielos azules
barrancos, manantiales, pinares.
Nevada de pétalos de almendros.
Ríos de sangre que corren
por la guerra de Las Alpujarras.

Siluetas de fantasmas
de montañas lejanas,
de esqueletos de plantas
de aullidos de muerte
venidos del pasado.

Lucha entre cristianos
y musulmanes con viejos
rencores que un aún afloran
el presente de visos añejo.

Fantasmas de árboles,
nubes negras que se
convertirán en sangre
de esperanzas nuevas
que rebroten entre
los frescos arroyuelos
arrastrándose serenos.

©️Félix Martín Arencibia

miércoles, noviembre 08, 2017

LAS AGUJAS EMBRUJADAS DE IMPOSIBLES DE LA CATEDRAL DE ARUCAS



LAS AGUJAS EMBRUJADAS
CON IMPOSIBLES
DE LA CATEDRAL DE ARUCAS


La algo casi catedral de Arucas,
penetró los sueños de mi infancia azul.
Quizás se abortaron ante un verde engañoso
que me embrujaba con imposibles
de piedra gris viviendo al filo
de la destrucción que puede
que nunca alcance llegar a pesar
de su aparente inmediatez.

©️Félix Martín Arencibia
2017

martes, septiembre 26, 2017

MAS VALE ESTAR BIEN ACOMPAÑADO QUE SOLO



MAS VALE ESTAR BIEN ACOMPAÑADO QUE SOLO        

Sonia, la camarera, se mueve de un lado para otro. Sirve copas, vende helados, prepara perros calientes. Los reparte moviéndose con agilidad entre las mesas y los clientes. Trata de andar cada vez más deprisa intentando acallar su voz interior y narcotizar su tristeza. Su capacidad de amar se le ha ido atrofiando a base de tanta decepción.

No ha dado con el hombre que soñaba. Por ahí andan sueltos muchos machangos y pinochos compulsivos, piensa. Quizás un tal Bruno, que le pareció un poco cursi, verdaderamente la quería. Lo rechazó porque le pareció algo al ñoño y sensible. Quería hombres duros como su padre. Prefirió a los rebenques y bandidos que luego la engañaron, despreciaron y abandonaron.

Actualmente sabe algo más lo que quiere. No busca con tanto ahínco. Recuerda el viejo dicho: <>. Quizás le convendría irlo cambiando por: <>. Ahora está casi segura que no desaprovechará la ocasión, pues ya tiene, como le decíamos, un tanto más lo que pretende y lo que no.
Sonia ahora continúa moviéndose con más sosiego entre las mesas y los clientes. Va despachando a la vez un esbozo de sonrisa esperanzado e incluso algo pícaro.

©️Félix Martín Arencibia

lunes, septiembre 25, 2017



UNA TOS ATRAVIESA…
Una tos solitaria atraviesa la humedad de la mañana y es tragada por el escandaloso ruido del tráfico mañanero.
¡Pobrecita tos, tan cursi, apenas se había asomado su débil voz al balcón matutino!
©️Félix Martín Arencibia

jueves, septiembre 21, 2017

NO QUIERO SUEÑOS DORMIDOS...


NO QUIERO SUEÑOS DORMIDOS

Se encontraba el aspirante a filósofo Sócrates Rodríguez sentado en una piedra caliente en plena hora de la siesta.
-No quiero sueños dormidos –se dijo para sí, bajito.
-Ni dormidos sueños –oyó sorprendido.
-Quiero sueños que vuelen –continuó creyendo que habían sido imaginaciones suyas.
-Que vuelen y que nunca aterricen.
-¡Maldito bicho, mira que va y me adivina el pensamiento! –suelta Sócrates asombrado.
El que le había contestado era un lagarto bien gordote que se encontraba en una piedra cercana. ¡Créanselo, amigos, es la auténtica realidad! Bueno, ya sé que quizás no se lo han creído, pero no estaría mal que fuera cierto. ¡La imaginación al poder!

©️Félix Martín Arencibia

miércoles, septiembre 20, 2017

DANDO PUNTADAS A LA REALIDAD POLÍTICA Y ECONÓMICA




DANDO PUNTADAS A LA REALIDAD POLÍTICA Y ECONÓMICA


- Ni queremos a banqueros ni políticos que elaboren leyes para dejarnos sin viviendas y con los bolsillos vacíos.

-Frente al represor y al torturador siempre surge un ser humano dispuesto a dar la vida por los demás.


-Los seres solidarios de nuestro Planeta ganaremos la partida a los codiciosos de las dictaduras financieras asesinas. ¡A pesar de su poder, juntos lo lograremos!


Félix Martín Arencibia


martes, septiembre 19, 2017

EL SOL SE ASOMA TRAS LA LLUVIA



EL SOL SE ASOMA TRAS LA LLUVIA

El sol se asoma tras la lluvia, nos ilumina, alimenta nuestra alegría congelada. Despierta la risa colgada de un espantapájaros.


©️Félix Martín Arencibia

LA MEZQUITA AZUL DE ESTAMBUL



LA MEZQUITA AZUL DE ESTAMBUL...

 ...ha sido atrapada sobre el fuego de la tarde. Casi por sorpresa llega la noche convirtiéndola en sombras fantasmales que custodian el descanso de los  habitantes de la ciudad quizás aún no soñada.
 
©️Félix Martín Arencibia

lunes, septiembre 11, 2017

NO ALCANZARÁ A SACIAR SU SED




 NO ALCANZARÁ A SACIAR LA SED

 Ahí está la  muchacha junto a la barra medio dibujujando su frágil perfil. Menea y remenea el azúcar del cafe.Prueba y aleja la taza. Está demasiado caliente. Consigue al fin tomarse un buche y luego otro. Por mucho que beba no alcanzará a saciar la sed que le provoca la tristeza que hoy arrastran sus  pies. ¡Mañana probablemente será diferente!

Félix martín Arencibia



  

lunes, agosto 28, 2017

PALMERAS AZULES ANHELANDO UTOPÍAS...



Palmeras azules anhelando utopías

Hambre de celestes insaciables.
Sueños de amores de palmas
enroscados en los corazones
de los amantes enfermizos.
Palmeras azules anhelando utopías
escondidas en el azul más profundo
de un pozo abisal salpicado
de estrellas y agujeros negros.

 

©️Félix Martín Arencibia-2017

sábado, julio 29, 2017

HOY VUELTO A REIR POR NO LLORAR



Hoy me vuelvo a reír por no llorar.
 
Acepto la tristeza y cultivo la alegría.
Hoy me vuelvo a reír por no llorar.
Este mundo loco que no entiendo
me despierta con sus extravagancias.

©️Félix Martín Arencibia

DE NUEVO RETORNA A LOS PIES DE LA LUZ



El aire acaricia con sus dedos

La memoria que duerme
un tanto dolorida.
Magec, proyecta su luz
sobre la arena del olvido
que de nuevo retorna
a los pies de la luz.
 
Julio-2017
©️Félix Martín Arencibia

jueves, julio 27, 2017

PERDIDOS EN EL AHORA DE LA INVISIBILIDAD


"Van y vienen los viajeros"

Perdidos en el ahora
de la invisibilidad
que les aletarga
bajo el anhelo
de roca quemada.
Bañada por la marea
de la indigestión
apresurada.
Van y vienen
pero nunca llegarán
a lo que no vendrá. 


Julio-2017
Félix Martín Arencibia

domingo, julio 09, 2017

ESCRIBE, LEE. LOS MILLARES

Dedicado este poema a la familia Millares
por lo que ha aportado a la cultura canaria.

“Escribe, lee…”
 
Los Millares,
casi millares
de genes literarios.
Sonríe, salta
trepa la pared
de piedra
despatarrada.
Cae, se ríe
siente frío
de añoranza.
Sueño de árboles
 
que crecen infinito 
grito mudo.
Silencio.
    
   “Ludoflora espacial”
       Junio-15
        Félix Martín Arencibia

miércoles, julio 05, 2017

RÉQUIEM POR LOS DESAPARECIDOS EN REPRESIÓN BRUTAL



“Réquiem por los desaparecidos
 en represión brutal”

 
Dedicado a los reprimidos por las dictaduras

Patéticas sinfonías

en las noches oscuras.
Entre fantasmas de palmeras,
sombras de acebuches
cruzando negros cielos
de angustias de murciélago.
Negruras de tristezas,
miedos volando por doquier
con ojos de conciencias
de desaparecidos en la guerra.

Fantasmas enlutados de madres,
de esposas ahogadas
en llantos de impotencia.

Niños despertando de pesadillas
de ausencias de padres.

¡Son noches de espanto y miedo,
de ecos burbujeando
hacia el cielo desde
Las profundidades de los pozos
y las honduras de los mares!

¡Olvidemos, soñemos con idílicos
y bucólicos mundos!

¡Mentirosos sueños, inútiles ilusiones,
en América Latina, África, Europa, Asia,
por todos lados sigue anidando
la aniquilación brutal!

Cuando los poderosos
ven peligrar
sus fortunas y poderes,
corren ríos de sangres,
 alimentan mares revueltos
en turbias conciencias.

¡Mira la luna en el palmeral!
¡Renace la esperanza
en la libertad!

¡Nuevos luchadores
renuevan el desafío
a la injusticia.
¡Entonan un réquiem
por los desaparecidos
en represión brutal!

   ©️Félix Martín Arencibia

martes, julio 04, 2017

MANCHAS DE LUZ QUE SALPICAN LAS PAREDES DE LAS ALEGRÍAS ESTIVALES



“…Manchas de luz salpican las paredes
de las alegrías estivales…”

 
Verano, ramblas de plátanos,
destellos de alegría femeninos
se cuelan entre los ojos.
Aeropuertos que vuelan
hacia sueños imposible
y hasta puede que posibles.
Verano, verdes, manchas
de luz, salpican las paredes
de las alegrías estivales
bañadas en añoranzas
hembras filmadas
en escenas de recuerdos
infantiles.

                                                              ©️Félix Martín Arencibia

lunes, julio 03, 2017

DUERME MI NOCHE SOBRE MIS SÁBANAS



“Duerme la noche sobre mis sábanas...”

Duerme la noche sobre mis sábanas blancas
exhibiendo su cuerpo moreno lleno
de redondeces y misterios.


Ayer se posó la gaviota del sol de la tarde
sobre los cuerpos semidesnudos del ocaso
arrancando reflejos de fuegos ardientes
proyectados sobre la oscuridad
ya próxima a descubrir
sus secretos.


¡Las estrellas se aman ahí fuera
aullando de gozo en medio
de silencios cómplices!

   ©️Félix Martín Arencibia

lunes, junio 26, 2017

LUDOFLORA SE ALEGRA


                                                 

Se alegra

ríe, divierte.

Amor, humor
piedra, palmera
colgada del cielo
a punto de caerse.


Cecilia escribe
en las estrellas
o puede que algo
más allá de las galaxias
estén sus musas
un tanto irónicas.

“Ludoflora espacial”
Junio-2017
Félix Martín Arencibia

LUDOFLORA ESPACIAL-SOL

foto de Coca de Armas


Sol
 
tarde, fuego.

Cenicienta
silueta humana
sobre el humo.

Llegará la mañana
quizás la alegría
con rosa rojoazul
de la paz liberada
por nuestro poeta
Pedro Lezcano.

“ludoflora espacial”
Junio-2017
Félix Martín Arencibia

lunes, junio 19, 2017

AHÍ ESTÁ EL SEÑOR GUAYDIL



“Ahí está el señor guaydil…”
 
Ahí está el señor guaydil
que se despierta sereno

 sobre su trono rocoso.
Se abre a nuevas luces,
albas de un presente
un tanto incierto.

Abajo, en sus raíces
clavadas en la roca,
pincelan los colores
de una vieja bandera
sin país ni razón de ser.

Enciende sus faroles
sobre una pared destartalada
hecha con piedra del tiempo
que pasó y se hace ahora
para poder adivinar
ese nuevo mañana
que quizás será.

Crece, se yergue, alumbra
El camino de los andantes
puede que algo distraídos
bajo las monotonías
que les atrapan.

Mayo-2017
“Experimentos de alisios”
Félix Martín Arencibia

MELODÍA DE REALIDADES...



“Mañana filtrada...”

Mañana filtrada
por cortinas
inmóviles.
Espera ahí fuera
cantando
con el mirlo,
capirote, canario…
Melodías
de realidades
imposibles
o quizás 
abortadas.
 Rocas 
adormiladas.

Félix Martín Arencibia
“Experimentos de alisios”
Mayo-2017

lunes, junio 12, 2017

VUELOS DE AUSENCIAS DE PÁJAROS TRANSPARENTES



“Cenizas de miedos
infantiles lejanos...”


Cenizas de miedos
infantiles lejanos.
Palmeras mecidas

por alisios liberadores.

Ruedas de coches
arañando el asfalto
sobre su lengua
un tanto amargosa.

Vuelos de ausencias,

 pájaros trasparentes
sobre las sonrisas
desesperanzadas
sostenidas en celestes
semiocultos

entre selvas 
de oscuridad.
“Experimentos de alisios”
Mayo-2017
Félix Martín Arencibia

FUEGOS QUE ENCIENDEN ROJOS BOSQUES




AMIGAS-AMIGOS SE AGITAN LAS CUMBRES DE LA CONCIENCIA...

Fuegos que encienden
rojos bosques...”

Fuegos que encienden
rojos bosques
aún mañaneros.

Se agitan las cumbres
de la conciencia
tal vez alerta.

Las olas y las arenas
juegan a repartirse
la joven alegría
entre hojarasca
con olor a pinar.

A veces se le escapan
por las rendijas
de sus emociones
aquellos grises
algo entristecidos
de un pretérito
que no fue.


Mayo-2017
Experimentos de alisios”
Félix Martín Arencibia










viernes, junio 02, 2017

DESAMOR DE ESQUELETO





"Desamor de esqueleto"

Va y viene, sube y baja
ríe y llora su futuro
aún desconocido.

Se arrepiente,
deja que nazca
la luz en su vientre.
Puede ser alcanzado
por la melancolía.

Amor hierba tierna,
amor de árbol centenario,
desamor de esqueleto.

Satán se revuelve
en el corazón humano
dejándolo bajo dominio
de un mundo insensible.
Tal vez recupere
su aliento.

MAYO-2017
"Experimentos de alisio"
Félix Martín Arencibia

lunes, mayo 15, 2017

VUELOS DE PALMERAS NEGRAS




Vuelos de palmeras negras
sobre las nubes de mis manos

Vuelos de palmeras negras
sobre nubarrones
de mis manos blancas
que las esperan ansiosas.

Miedos de nostalgias
de dragones algodonosos
un tanto oscuros.

Huecos azules desparramados
que conservan mi alegría
escondida entre brillos de maguas.

Siluetas que vuelan
a ritmo de trompeta
quizás desafinada.

Una hoja se asoma a mis ojos
encendida entre frases
tal vez llenas curiosidad.

Manos quieren tocar
la intocable belleza
de la palmera canaria.


"Experimentos de alisios"
Félix Martín Arencibia
Mayo 2017

viernes, mayo 05, 2017

EL HOMBRE QUE SABÍA VOLAR (2)

EL HOMBRE QUE SABÍA VOLAR (2)


Una vez más, y ya he perdido la cuenta, renace otro día gozoso inundado de luz, azules, los verdes de nuestras plantas y el color de la hierba que se ha ido secando. Este último indica indica que el verano ya está a la vuelta de la esquina y nos espera con los brazos abiertos. Igual más adelante nos dará un abrazo de asfixiante de oso con una calima y una ola de calor, este año se han producido unas cuantas. Por ahora, una suave brisa acicala las melenas de las palmeras que se muestran un tanto engreídas. Quizás, también algo picaronas, para conquistar a algún otro vecino arbóreo como puede ser un pino, una araucaria… La vida en la naturaleza es algo más complicada que lo que parece, amigas y amigos.


Me encuentro un tanto pletórico y un cierto cosquilleo en el estómago me anima a realizar un vuelo un poco más largo que los anteriores. Saco mis alas plegables, las sacudo para quitarles algo de polvo o humedad que se les haya adherido y remonto al golpito el vuelo. Cojo la máxima altura y contemplo la isla, una vez más con su hermoso traje resplandeciente. Por momentos sus reflejos me obligan a cerrar los ojos, pero por décimas de segundo, luego sigo disfrutándola. Más allá, a lo lejos, el sol está asomando su cara un tanto sonriente y parece guiñar un ojo con algo de picardía. Cualquiera sabe la razón del simpático gesto. Puede incluso que sea invención mía, una especie de celaje. Mi dirijo hacia él atraído como por un imán, sí, de esos que salen de mi imaginación con algo de herrumbre y todo. Me dejo llevar por las corrientes de aire. Ahora me produce algo más de placer. Mi vuelo se hace cada vez más rápido. Ya estoy en pleno Atlántico, el océano misterioso que albergó parte de la mítica Atlántida. Unas toninas saltan bajo mi silueta, parece que intentan agredirme, pero casi estoy seguro que solamente se trata de un juego. 

Allá, a lo lejos, contemplo un grupo de gaviotas, armando un cierto escándalo, como ya es costumbre en ellas. Ahora veo surcar barcos de pasajeros y de carga reflejando una cierta gama de colores hacia los espejos del cielo, que no son por cierto de cristal aunque a veces nos lo parecen. Aparece una isla ante mi vista. Parece un esqueleto alargado, plano, solo con algunas montañas salpicando su cuerpo. Ah, es Fuerteventura, la mítica y primitiva Erbania. La sobrepaso rápidamente, aunque no me falten las ganas de bajarme. Paso el islote de Lobos, que no tiene lobos, puede que cuando tenga tiempo les explique tal contradicción.

Félix Martín Arencibia


 

EL HOMBRE QUE SABÍA VOLAR


EL HOMBRE QUE SABÍA VOLAR

Una vez más, y ya he perdido la cuenta, renace otro día gozoso inundado de luz, azules, los verdes de nuestras plantas y el color de la hierba que se ha ido secando. Este último indica indica que el verano ya está a la vuelta de la esquina y nos espera con los brazos abiertos. Igual más adelante nos dará un abrazo de asfixiante de oso con una calima y una ola de calor, este año se han producido unas cuantas. Por ahora, una suave brisa acicala las melenas de las palmeras que se muestran un tanto engreídas. Quizás, también algo picaronas, para conquistar a algún otro vecino arbóreo como puede ser un pino, una araucaria… La vida en la naturaleza es algo más complicada que lo que parece, amigas y amigos.


Me encuentro un tanto pletórico y un cierto cosquilleo en el estómago me anima a realizar un vuelo un poco más largo que los anteriores. Saco mis alas plegables, las sacudo para quitarles algo de polvo o humedad que se les haya adherido y remonto al golpito el vuelo. Cojo la máxima altura y contemplo la isla, una vez más con su hermoso traje resplandeciente. Por momentos sus reflejos me obligan a cerrar los ojos, pero por décimas de segundo, luego sigo disfrutándola. Más allá, a lo lejos, el sol está asomando su cara un tanto sonriente y parece guiñar un ojo con algo de picardía. Cualquiera sabe la razón del simpático gesto. Puede incluso que sea invención mía, una especie de celaje. Mi dirijo hacia él atraído como por un imán, sí, de esos que salen de mi imaginación con algo de herrumbre y todo. Me dejo llevar por las corrientes de aire. Ahora me produce algo más de placer. Mi vuelo se hace cada vez más rápido. Ya estoy en pleno Atlántico, el océano misterioso que albergó parte de la mítica Atlántida. Unas toninas saltan bajo mi silueta, parece que intentan agredirme, pero casi estoy seguro que solamente se trata de un juego. Allá, a lo lejos, contemplo un grupo de gaviotas, armando un cierto escándalo, como ya es costumbre en ellas. Ahora veo surcar barcos de pasajeros y de carga reflejando una cierta gama de colores hacia los espejos del cielo, que no son por cierto de cristal aunque a veces nos lo parecen. Aparece una isla ante mi vista. Parece un esqueleto alargado, plano, solo con algunas montañas salpicando su cuerpo. Ah, es Fuerteventura, la mítica y primitiva Erbania. La sobrepaso rápidamente, aunque no me falten las ganas de bajarme. Paso el islote de Lobos, que no tiene lobos, puede que cuando tenga tiempo les explique tal contradicción.























Félix Martín Arencibia

martes, mayo 02, 2017

DESDE BANDAMA




Santa Brígida desde Bandama (Gran Canaria)
BANDAMA

Bandama
oteo la tristeza
envuelve belleza
del paisaje
íntimo penetra
corazón
grises, azules,
verdes serenos.
Fuegos
prenden
interior
montañas
volcanes
siglos
fosilizados
tiempo.

Félix Martín Arencibia